Saturday, 17 May 2008

Los niños de Morelia

Esta semana fuí a ver la obra de teatro “Los niños de Morelia”, en la pequeña Sala Muntaner. Se trata de una obra realizada conjuntamente por la compañía de teatro catalán "la Jarra Azul" y la mexicana "Conjuro Teatro", y escrita por Victor Hugo Rascón Banda, dramaturgo mexicano autor de más de 54 obras de teatro.

Cinco actores, tres mujeres y dos hombres, nos relatan la historia de los niños exiliados de la guerra civil española que fueron a parar a la ciudad de Morelia, en Mexico.

La obra hilvana escenas cargadas de significados que retratan el drama del exilio en la piel de los más jóvenes. La actuación de los cinco actores es soberbia. No es fácil representar el papel de niños y de adultos, a veces alternándolos de tal forma que tan sólo su discurso permite saber, después de unos segundos, que han cambiado de papel. Muy impactantes son los monólogos, especialmente los que al final de la obra nos explican la vuelta a España de unos actores-adultos para encontrar un país que ya no es suyo, o que no lo es como ellos quisieran que lo fuera.

Son varias las escenas en que los actores se mueven en un absoluto silencio. Cantan, se pelean, mueven los labios e incluso vomitan. Es un recurso que he visto más comúnmente en el cine, donde muchas veces se retratan escenas en silencio, o donde los diálogos enmudecen para dar protagonismo a la banda sonora. En esta obra los altavoces no emiten música en ningún momento, y sin embargo ésta juega un papel importante. Los actores-niños cantan canciones de la España Republicana en varias ocasiones, y estas proclamas revolucionarias resuenan como ecos de una quimera perdida de los que ellos son náufragos.

Cuando los niños duermen se retuercen en formas inverosímiles, las formas de sus sueños envenenados de aviones negros y cartas que dejan de llegar. Cuando juegan se ríen de cuál diferente es la forma de hablar de los mexicanos, aprendiendo poco a poco que ya nunca más serán totalmente españoles, pero tampoco llegarán a sentirse del todo mexicanos.

A cada escena, los actores van dejando objetos en una franja de arena blanca delante del escenario, con lo que al final de la obra descansan sobre la arena viejas pelotas de fútbol, cubos de agua, vasos de leche o aviones de papel.

Sin duda acertadísimo el discurso final, donde los actores declaman que fueron utilizados por todos. Republicanos y franquistas los utilizaron como mera propaganda, como hizo igualmente el gobierno mexicano. Las instituciones religiosas mexicanas los usaron como fuente de financiación, y muchos exiliados españoles como mano de obra barata.

7 comments:

Anonymous said...

Marta, gracias por este nuevo post, es interesante que el teatro nos descubra una parte de nuestra Historia que desconocíamos, que tremenda injusticia es el olvido.
¿Sabes si está previsto que esta obra se representa en otras regiones?

Pérfida Albión.

Marta Montoliu said...

Hola Pérfida,

En Mexico se ha representado desde el 2005, y en Barcelonan se harán más representaciones, pero dudo que se hagan en Madrid o en otros puntos de España.

De todos modos me informaré!
Marta

bcn_1967 said...

No sabia que tambien hubiese niños exiliados en Méjico, yo conocia los niños de Rusia.
Voy a intentar ver la obra de teatro porque por lo que comentas parece interesante.

Salut!

Anonymous said...

En todas las guerras la primera victima es la VERDAD!!,

Os habeis dado cuenta que cada vez hay más victimas civiles en las guerras?, las mal llamdas con el eufemismo "victimas colaterales"!!

Marta, explendido post sobre la obra de teatro!!,

to Pérfida Albión, desde luego, el olvido es el mayor reto de la sociedad, quien desconoce la historia tiende a repetir los errores, me pregunto que pasará cuando no haya ningun superviviente de la Guerra "In-civil"!!, o de las victimas del holocausto ...,

Saludos de paco

taro said...

Es cierto, en las guerras la primera victima es la verdad. Por eso es importante revisar la historia, porque te puedes encontrar con alguna que otra sorpresa.

www.librodearena.com/mitroglodita said...

Hola Marta. He llegado a tu blog reconducida por violette en libro de arena. Publiqué un link que tiene relación con tu artículo sobre la anciana que salvó tantisimas personas del holocausto. He paseado por tu blog y me encanta, no solo por lo completo, si no por los temas que tratas. Te seguiré visitando siempre que pueda. Saludos!

costa rica retirement said...

Me gusta mucho el teatro es espectacular esta obra es bella te felicito