Tuesday, 8 July 2008

Tristeza en Nueva York

El sábado pasado la joven modelo Ruslana Korshunova se suicidó al tirarse por la ventana de su apartamento en la zona financiera de Manhattan. Tan sólo tenía 20 años, y ya había sido chica de portada en la edición francesa de Elle y en la revista Vogue de Rusia, además de hacer anuncios para Marc Jacobs, DKNY, Vera Wang y Christian Dior.
Seria demasiado fácil volver a constatar, leyendo tan triste noticia, que lo que nuestra sociedad nos vende como la felicidad sublime a la que podemos aspirar – belleza, juventud, dinero, éxito – no es más que un recipiente vacío. La verdadera felicidad tan sólo puede residir en nuestro interior.

Al ver la noticia recordé el cuadro de Frida Kahlo “el suicidio de Dorothy Hale”, pintado el 1938 – hace exactamente 70 años. Dorothy Hale también se suicidó tirándose al vacío desde su apartamento de Manhattan. Dorothy había sido una artista de cabaret, extremadamente bella, que hizo fortuna al casarse. Pero cuando su marido murió repentinamente, la dejó llena de deudas y al borde de la desesperación. Dorothy intentó empezar una carrera de actriz que no arrancó por ser considerada por todo el mundo como demasiado vieja. Tenía 33 años. Cuenta la leyenda que el 20 de octubre celebró una gran fiesta en su apartamento para despedirse, puesto que emprendía un largo viaje. En ella lució el vestido que había comprado con los 1000 dólares que Bernard Buruch, su rico y antiguo benefactor, le había dado con precisas instrucciones: “cómprate un vestido con el suficiente glamour para conseguir marido rico”. Y así la pintó Frida Kahlo, estrellada en el pavimento con el vestido nuevo y el marco del cuadro salpicado de sangre.

Separadas por casi un siglo, unidas por su extraordinaria belleza y por su trágica muerte, así las he dibujado a las dos; juntas, pero separadas. Es fácil dibujar a mujeres bellas, pero doloroso cuando sabes que detrás de sus miradas se escondía un vacío que nadie podía intuir. Lo he hecho en blanco y negro, no podía utilizar colores. No se miran, no encuentran a nadie. Tan sólo miran el vacío.

Ruslana lo tenía todo. Dorothy se vio desesperada al pensar que lo perdería. Pero las dos se lanzaron al vacío en Manhattan.

10 comments:

Anonymous said...

Hola
Impacta mucho cuando sabes del suicidio de alguien, incluso te planteas si es un acto de valentía, cobardía, desesperación. Igualmente es un hecho triste. De todas formas cuando lo hace gente de ese circulo te impacta aún más porque te preguntas. Si lo tenías todo..porqué? Estos dos casos són ejemplos de la sociedad capitalista de usar y tirar en la que vivimos.
Pero como tu bien has dicho la felicidad la tenemos que encontrar en el interior. Totalmente de acuerdo con eso ojalá se inculcaran esos valores, el encontrar la felicidad en uno mismo y todo lo que necesitas, creer en uno mismo...

Si la serie de Batman con los trajes de luces y los SPAM! POCK! era genial, que frikis somos.

Saludos

Vin.

Marta Montoliu said...

Sí Vin... sí.
Pero ya nos aseguramos que los valores del éxito (y una degeneración muy moderna, la del éxito fácil) sí que esten presentes en todas partes... en cambio, no se valora a la gente que sabe vivir en paz consigo mismo, que es feliz, que hace el esfuerzo por serlo de forma auténtica. En fin...

Oderfla said...

Vivir es un acto de valentía; morir, un destino inevitable; precipitar la propia muerte
es infinitamente trágico
pero mil veces excusable.
Aquel que muere
porque vivir le duele
sólo puede recibir
nuestras condolencias,
nuestra compensión
y nuestro deseo
de que haya algo mejor.

Y ahora estropearé este momento tan emotivo porque soy incapaz de tomarme en serio: ¡ohhhh, qué bonito! ¿Tú eres escritor o algo, no? Se intenta, se intenta....

Moraleja: vivir mola aunque duela.

¡Saludos!

Alfredo

PD: Precioso dibujo.

Oderfla said...

Este invento ha destrozado los saltos de línea de mi bonito poema y con ellos, claro, los versos: ¡máquina mala!

FESADI said...

Este post tuyo me recuerda una historia que alguien me contó una vez sobre alguien que dio una gran fiesta para celebrar que se suicidaba... ¡ah! pero no me lo contó nadie: lo leí a Stefan Zweig...

Me ha gustado.

Besos

Oderfla said...

Ey. Me he pasado por aquí para copiar-pegar mi poema instantáneo (los llamo así cuando los escribo prácticamente de corrido) en mi blog de poemas. Ya que estoy por aquí, te dejo un saludo, que no cuesta nada. PD: Siempre que tengas cuadros nuevos que admirar en tu web, ¡házmelo saber! (Me gustan tus cuadros). PPD: Estoy suscrito a este blog, así que cuando publiques algo, aquí vendré a comentar. :)

violette said...

la vida es dura... para algunos más para otros menos... y a veces llegamos a un punto en el que no queremos estar, al que no sabemos como hemos llegado..

personalmente opino que la vida hay que vivirla, como venga, como la encontremos, pero a veces es duro...

gracias por tu escrito Marta, y gracias por la imagen. ¡preciosa!

Vivir Soñando said...

Precioso post, aunque sin duda muy triste...

Vengo de Manhattan, hace escasos días y no puedo ni imaginarme la TREMENDA soledad y angustia que debieron sentir estas dos mujeres tan preciosmente dibujads por tí para suicidarse.

Nueva York es "LA CIUDAD" por excelencia donde se haya todo lo humamente deseable (me refiero a lo material...), pero el vacio del corazón... no se llena con "cosas", es mas complicado que todo eso...

Un beso, Marta.

Anonymous said...

hola : )
si hace tiempo que no escribo, he estado de vacaciones, bueno de hecho lo estoy hasta el 29, me fuí una semana con mi hermana a Finlandia, puede que escriba de eso en el proximo post. Gracias por preguntar, espero que tu todo bien
Saludos : )

Vin

Aoxomoxoa said...

Hola Marta

No sólo has sabido reflejarlo en tu dibujo sino que además nos das una buena explicación.Me está gustando este blog, me suscribo.
Por otra parte, he visto tu galería y me he quedado impresionada con tus cuadros.Destilan vida, expresiones, sentimientos y movimientos.Hacía mucho que no me sentía así al ver un cuadro.